Menu

NEWSLETTER


Inscribete al Newsletter



A+ A A-

Control de Convencionalidad una utopía en los procesos judiciales contra aforados

Por Diego González

Secretario Comisión Segunda de Senado

 

Bogotá D.C., mayo 12 de 2017 (Prensa Senado).-En los últimos años la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha venido avanzando en el desarrollo de diversos instrumentos para la efectiva aplicación del derecho internacional de los Derechos Humanos en el ámbito interno, uno de ellos ha sido el desarrollo jurisprudencial del control de convencionalidad.

Esta figura nace en la jurisprudencia contenciosa de la CIDH con el caso Almonacid Arellano Vs Chile en la sentencia del 26 de septiembre de 2006, en el estudio de este proceso se acepto el hecho de que “los jueces y tribunales internos están sujetos al imperio de la ley” razón por la cual están obligados a aplicar las disposiciones vigentes en el ordenamiento jurídico interno, sin embargo también se aclaró que “cuando un estado ha ratificado un tratado internacional como la Convención Americana, sus jueces, como parte del aparato del Estado también están sometidos a ella” lo anterior, de acuerdo con la CIDH, quiere decir que los jueces se encuentran en la obligación de custodiar que los efectos de las disposiciones de la convención no se vean reducidos por la aplicación de las leyes internas que le sean  contrarias a su objeto y fin  que desde un inicio carecen de efectos jurídicos.

La CIDH  señalo expresamente que “el poder judicial debe ejercer una especie de control de convencionalidad entre las normas jurídicas internas que aplican en los casos concretos y la Convención Americana sobre Derechos Humanos”.

Con el caso Boyce y otros vs Barbados, en sentencia del 20 de Noviembre del año 2007,  la CIDH señalo claramente como debe ser interpretado el control de convencionalidad en el ámbito interno,  de este pronunciamiento se deriva dos aspectos fundamentales de gran relevancia; el primero que las obligaciones se deben cumplir de buena fe bajo la Convención American y que no se podrá invocar por parte de los jueces la aplicación de las disposiciones de su derecho interno como justificación para el incumplimiento de las obligaciones convencionales, el segundo, que los tribunales no pueden limitarse solamente a realizar control de constitucionalidad de sus resoluciones si no que también deben hacer un control de convencionalidad.

Tal como se observa ha sido amplio el avance jurisprudencial de la CIDH en materia de control de convencionalidad, a los ya mencionados casos se pueden sumar también los siguientes; caso trabajadores cesados del congreso (Aguado Alfaro y otros) Vs  Perú sentencia 24 de Noviembre de 2006, caso Cabrera García y Montiel Flores Vs México sentencia 26 de noviembre de 2010 y uno de los más emblemáticos el caso Liakat Ali Alibux Vs Surinam sentencia 30 de enero de 2014, en donde se condenó al Estado de Surinam por el desconocimiento del derecho a recurrir el fallo ante juez o tribunal superior. 

En nuestro país se reconoció por parte del Consejo de Estado la importancia del Control oficioso de Convencionalidad, esta Corporación con ponencia del Magistrado Jaime Orlando Santofimio Gamboa, en fallo del tres de diciembre del año 2014, señaló que el Control de Convencionalidad implica el deber de todo juez nacional de realizar un examen de compatibilidad entre las disposiciones y actos internos que tienen que aplicar a un caso concreto, con los tratados internacionales y la jurisprudencia de la CIDH.  

Incomprensiblemente en Colombia los jueces se han negado a dar aplicación a la excepción de incovencionalidad en los procesos judiciales de única instancia que se adelantan en contra de los aforados, argumentando el deber de dar aplicación al derecho interno y la supremacía y prevalencia de la Constitución Política. 

Frente a lo anterior, es importante reflexionar sobre lo expresado por diferentes tratadistas en el sentido que el control de Convencionalidad no es un fin, sino un medio o instrumento para “preservar la Supremacía de las normas de fuente internacional de las que es parte cada Estado miembro del Sistema Interamericano de Derechos Humanos “1”

De igual forma, merece especial atención por parte del Estado Colombiano, el hecho de desconocer la garantía fundamental de la doble instancia en los procesos judiciales contra los aforados, en una época donde cobra cada vez más importancia la internacionalización del derecho constitucional y la Constitucionalización del derecho Internacional, en virtud de la cual la idea de la prevalencia de los instrumentos convencionales de derechos humanos se han constituido en el abecé del constitucionalismo. “2”

Así las cosas, resulta evidente que para el caso de los aforados el Estado Colombiano a la fecha sigue desconociendo los Acuerdos, tratados y convenciones internacionales ratificadas y vigentes con otros países y que contemplan la garantía fundamental de la doble instancia, así como también resulta evidente que el poder judicial se ha negado a dar aplicabilidad al Control de Convencionalidad pese a las grandes conquistas en materia de Derechos Humanos que por vía jurisprudencial ha reconocido la CIDH.

Frente a esta situación solo resta esperar el anunciado proyecto de acto legislativo que tiene como propósito regular la doble instancia para los aforados, de acuerdo con lo que se ha señalado cuenta con el aval e iniciativa de las tres ramas del poder público, y sería la solución para la reivindicación de este derecho fundamental y para el cumplimiento de los compromisos internacionales.

Sin embargo, debemos recordar que este proyecto de acto legislativo sería el tercer intento por regular este importante tema, toda vez que desde el 2014 se han presentado dos proyectos de iniciativa de la Fiscalía General de la Nación y el Ministerio de Justicia, pero ambos fueron archivados sin una razón de peso, a la fecha persiste el vacío legislativo y el control de convencionalidad por parte de los jueces en los procesos judiciales contra los aforados sigue siendo una Utopía.               

Artículo de la Revista Ámbito Jurídico

0
0
0
s2sdefault
Color I Color II Color III