Menu

NEWSLETTER


Inscribete al Newsletter



A+ A A-

Universidad Autónoma del Caribe, símbolo de progreso, liderazgo y desarrollo: 50 años

“En cincuenta años de existencia, la Universidad Autónoma del Caribe ha podido graduar a más de 48 mil profesionales de distintas regiones del país”.

 

Bogotá D.C. julio 31 de 2017(Columna de Opinión senador de la República José David Name Cardozo Partido de La U). La Universidad Autónoma del Caribe me enseñó a descubrir los distintos horizontes de la vida académica. Orgulloso me siento de ser egresado de esta institución de educación superior, ubicada en Barranquilla.

La Universidad me condujo a madurar una vocación de servicio desde la perspectiva profesional en los ámbitos de la administración de empresas, lo cual me llevó a desarrollar experiencias productivas privadas con notables resultados.

La formación que adquirí y los estudios posteriores de especialización me han permitido aplicar un sentido riguroso, disciplinado, austero y con alto contenido de sensibilidad social, al ejercicio de mi actividad legislativa próxima a cumplir 12 años en el Senado de la República de Colombia, cuya mesa directiva tuve el honor de presidir en el periodo 2.014 – 2018.

He tenido la oportunidad de acompañar buena parte de la historia de la Universidad Autónoma del Caribe, que en estos días conmemora sus primeros 50 años de vida institucional bajo la conducción rectoral de Ramsés Vargas Lamadrid, quien ha podido superar momentos difíciles para que la institución mantenga el ritmo de desarrollo académico que merece y su liderazgo en el contexto regional.

Desde pequeño oí hablar de la Universidad Autónoma del Caribe y escuché a muchas personas ponderar la tarea de don Mario Ceballos Araujo y los distinguidos profesionales que lo acompañaron en el desafío de crear una entidad comprometida con el progreso en todos sus órdenes, la inclusión y el brindar una oportunidad de formación a miles de hombres y mujeres sin importar su raza, sexo, credo religioso o convicciones políticas, porque el grupo de fundadores se caracterizaba por la filosofía liberal y el pensamiento libertario bolivariano. 

Al terminar mi bachillerato en el Liceo Cervantes, me definí por la Administración de Empresas en la Universidad Autónoma del Caribe y semestre tras semestre avancé hasta obtener mi grado y empezar a crear y laborar en varias empresas exitosas de Barranquilla, mi tierra natal.

Siempre he estado en contacto con mi Universidad, atento a su rumbo y proyecciones, así como a colaborarle en su hoja de ruta dentro del marco de las iniciativas que promueve en beneficio de la juventud y la comunidad Caribe en general.

Profunda satisfacción experimento hoy cuando podemos testimoniar el homenaje que se le ha brindado a la Universidad durante la conmemoración institucional de sus 50 años, empezando por la condecoración Simón Bolívar que se le impuso el pasado viernes por el Ministerio de Educación Nacional, en presencia del señor Presidente de la República Juan Manuel Santos Calderón. Oportuna también la exaltación de la Gobernación del Atlántico, la Asamblea Departamental, la Alcaldía de Barranquilla y el Concejo Distrital. 

Hace algunos días la honorable Corte Suprema de Justicia y el honorable Consejo de Estado, así como el Senado de la República y la Cámara de Representantes, también habían destacado la trayectoria de la Universidad, que por fortuna ha tenido en las tres ramas del poder público colombiano y en el nivel territorial local el reconocimiento que se ha ganado producto de una loable labor en el sector educativo y en su extensión a la comunidad.

En cincuenta años de existencia, la Universidad Autónoma del Caribe ha podido graduar a más de 48 mil profesionales de distintas regiones del país, muchos de los cuales han pasado a darle lustre a la historia nacional y regional en el campo del diseño de modas, la arquitectura, la comunicación social y el periodismo, el derecho, gobierno de lo público, la política, la hotelería y el turismo, la sociología y el desarrollo económico, entre otros aspectos.

De los últimos cuatro años podemos destacar que la Universidad Autónoma del Caribe ha mejorado sus indicadores en investigación, formación docente e internacionalización. A partir de lo cual marcha con rumbo cierto y seguro hacia la acreditación institucional.


Además, la Universidad ha invertido más de 33.000 millones de pesos en becas y descuentos favoreciendo el acceso con calidad a la educación superior a más de 5.478 jóvenes de la región. 


Según información que suministra la propia Universidad, actualmente cuenta con 53 docentes con formación doctoral, 22 grupos categorizados en Colciencias, de los cuales 10 están en categoría A, y 68 investigadores, de los cuales 9 son seniors. 

 

Para destacar también que del 2013 a la fecha 179 estudiantes y 33 docentes participaron en 15 misiones académicas a 7 países, y según el ranking internacional Green Metrics, es la tercera universidad ambientalmente sostenible del Caribe colombiano y la 13 de Colombia. 

 

Felicitaciones al Consejo Superior, al señor Rector, al equipo administrativo, a los profesores y estudiantes, por lo logros que se obtienen, seguros de que los próximos 50 años serán plenos en la consolidación de la Universidad Autónoma del Caribe como símbolo del progreso, el liderazgo y el aporte al desarrollo nacional, regional y local. Por favor escríbame a Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

0
0
0
s2sdefault

“Desde nuestra bancada hemos presentado distintos proyectos que buscan corregir el descalabro de Santos”

Bogotá. D.C julio 24 de 2017(Columna de opinión senadora Nohora Tovar, CD).-Con la llegada del segundo semestre del 2017, nos enfrentamos al último año de Congreso para el que fuimos electos de 2014 a 2018. Los obstáculos encontrados por el Centro Democrático han sido inmensos, pues al frente tenemos una coalición de Gobierno que poco o nada reparó al momento de aprobar las iniciativas que llegaron desde casa de Nariño, sin embargo, nuestra oposición sigue demostrando estudio, cumplimiento y debate permanente.

 

El pasado 20 de julio el Presidente de la República narró la historia de un país que los colombianos no conocemos. Si bien fue un hecho cierto la desmovilización de la mayoría-no todos- los miembros de las Farc, también es cierto que, van en aumento sus disidencias. El narcotráfico se disparó siendo nuestro país el primer productor del mundo, por tanto, el microtráfico que tiene como principal objetivo de mercado a nuestros jóvenes convirtiéndolos en nuevos consumidores.

 

Desde el Centro Democrático y como Senadora de la República, tendremos que enfrentar la avalancha de decretos expedidos por el Gobierno Santos con los cuales cambia gran parte de la estructura y funcionamiento del Estado para cumplirle a las Farc lo fijado en acuerdo que el pueblo colombiano rechazamos. Desde nuestra bancada hemos presentado distintos proyectos que buscan corregir el descalabro de Santos: Tierras, agro, manejo de la riqueza ilícta de las Farc, participación política, curules especiales, son todas materias sobre las la que sentaré mi postura junto a mi partido como lo he venido haciendo.

 

Región: La Orinoquia hoy es reconocida en sus necesidades, hasta hace algún tiempo en concepto de región no era visible dentro del Congreso. He adelantado una labor a conciencia ante el país y puesto en conocimiento las carencias que tiene nuestro llano.

 

Seguiré buscando que a nuestra región se le trate con equidad frente a otras regiones del país; no podemos permitir que seamos utilizados solo para experimentos sin que se cumplan las promesas.

 

Seguiré defendiendo la cultura llanera, iniciará debates el proyecto de ley que busca proteger nuestras costumbres y prácticas ancestrales que son las que nos dan identidad y arraigo, el coleo es una disciplina deportiva que debemos proteger ante la intención del Gobierno Nacional de prohibirla, de igual forma avanza el proyecto de ley de mi autoría que crea los delitos de abigeato y sus agravantes para defender a la familia ganadera sin importar si es grande o pequeña.



Haré presentación de iniciativas de carácter social como la vivienda para población en condición de discapacidad, incentivos para el empleo para personas mayores de 50 años, el alivio para pequeños comerciantes en facturas de servicios públicos y la protección especial para el Vichada, entre otros. Debates de control político como los ya adelantados en beneficio de la región e insistir en resolver fenómenos de violencia que acechan a la mujer colombiana, están en mi prioridad.

 

Agradezco siempre a las personas que me acompañan, comunidad que respalda nuestras ideas, seguiremos nuestro diálogo popular por toda nuestra región de la Orinoquia y de esa manera seguir conociendo las necesidades de nuestra gente para intentar siempre brindar una solución real.

0
0
0
s2sdefault

Por fin, la buena noticia

Luego de un larguísimo medio siglo, los colombianos pudimos celebrar que terminara el alzamiento armado de las Farc contra el Estado, levantamiento que no debió darse porque fue equivocado desde el momento en que lo concibieron y que no solucionó nada y lo empeoró todo. Lamentar que lo que debería ser un consenso nacional, el de saludar lo que sin duda constituye un suceso positivo para Colombia, no lo sea, en razón de que, enredando unas cosas con otras, sectores influyentes convencieron a muchos de negar lo que puede confirmarse como cierto hasta la saciedad.

Un proceso de paz con tantas complejidades, tras los horrores de una violencia tan larga, puede generar desacuerdos y hasta reacciones indignadas. Puede incluso entenderse la idea –aunque no la comparto– de que la confrontación armada debió mantenerse, por cualquier cantidad de tiempo y de costos, hasta liquidar a bala a las Farc. ¿Pero negar la entrega de las armas que se les traspasaron nada menos que a los representantes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas? ¿O negar que a fecha fija la ONU también recibirá las caletas de las Farc, cuyos sitios ya están identificados? ¿Y que esas armas llevan dos años sin utilizarse, evitándonos varios miles de muertos y heridos?

Por lo demás, como también está probado, el proceso de paz, incluso en lo relativo a las armas, cuenta con el respaldo de Estados Unidos y de las demás potencias militares del mundo, al igual que de los restantes países. Y lo respaldan el Ejército de Colombia y la Policía Nacional, que además participaron en su diseño. ¿Será que todos ellos son cómplices de una pantomima diseñada para engañar a los colombianos? ¿También son “castro-chavistas”?

Para negar estas verdades, se usan sofismas, es decir, afirmaciones ciertas con las que sustentan las falsas: como continuarán otras violencias, el proceso de paz es mentira; como se mantendrán el desempleo y la pobreza, para qué el proceso; como seguirá la gran corrupción nacional, para qué el acuerdo; como Santos es pésimo Presidente… Y así, ocultando que el proceso no se diseñó para resolver todos los problemas nacionales, sino uno específico, que no es el causante de otros y que además ha dificultado solucionarlos.

Parte de la confusión, y del uso que algunos le dan, tiene que ver con no reconocer que el problema de fondo no son las armas. Sino su uso. Porque las armas no se disparan solas, necesitan de una voluntad para dispararse. Y dicha voluntad fue la que cambió y la que explica el éxito del desarme, el aspecto principal del proceso de paz. Las Farc no se levantaron en armas como la inevitable respuesta a la pobreza, a la falta de condiciones democráticas y a otras lacras sociales y políticas, viejos males que no desaparecerán con los acuerdos de La Habana. Entraron en rebeldía militar porque adoptaron la decisión política de tomarse el poder a tiros. Y hoy las armas les estorban porque decidieron actuar en la sociedad de otra manera. Así de simple, según demuestra la experiencia.

Coletilla: el caso del supuesto gran fiscal anticorrupción corrupto avergüenza a los colombianos ante el mundo y nos convierte en reyes de burlas. Pero más nos deberían avergonzar e indignar otros dos hechos. Que se permita que el Fiscal General Martínez Neira no explique por qué nombró a Luis Gustavo Moreno en ese cargo. ¿Porque era su amigo, y él mismo le sirvió de fiador? ¿Porque alguien de su confianza se lo recomendó y avaló? Y que también se tolere la alcahuetería de tantos poderosos con el descaro y falta de criterio de Martínez para escoger a su subalterno.

Porque, según La Silla Vacía, José Luis Barceló, Vicepresidente de la Corte Suprema, alertó a Martínez Neira “acerca de las actitudes éticas de Luis Gustavo Moreno”, cuando se supo que lo iba a nombrar. Y le pregunta el mismo medio a Martínez, entre otros interrogantes, por los vínculos entre Moreno y Enrique Vargas Lleras, así como con los magistrados que fueron claves para escogerlo como Fiscal, en representación de Cambio Radical (http://bit.ly/2tabsgM).

¿Hasta cuándo tolerarán los colombianos tantas corruptelas, cinismos y mediocridades del grupito de mandamases que gobierna al país de manera vitalicia?

Bogotá, 30 de junio de 2017.

0
0
0
s2sdefault

Electricaribe, un cambio que hace cortocircuito para empeorar el servicio

Por José David Name Cardozo
Senador de la República Partido de La U.
 
Al cumplirse los primero 180 días de la intervención de Electricaribe, actualmente con fines de liquidación, existía la esperanza de que se entregaran noticias favorables al mejoramiento en la prestación del servicio eléctrico en la región norte de Colombia, pero ni las cifras ni la gestión avanzan en ese camino. 
 
El agente interventor por la Superintendencia de Servicios Públicos acaba de presentar un balance desconsolador, a pesar de la dosis de optimismo que se le quiso inyectar porque las cifras relacionadas pretenden aparentar que el asunto marcha bien cuando en realidad la situación sigue grave para la empresa, lo que permite inferir que al fin y al cabo se tendrá que pensar en un nuevo operador.
 
El balance define el proceso de intervención como “uno de las más complejos en el país”. Y tiene razón porque la irresponsabilidad que demostraron los españoles en la administración de la empresa no ofrece parangón. Tal como lo fue durante un largo periodo la desatención del gobierno nacional a este problema, lo cual hoy queda en evidencia.
 
Esa desatención es la que desemboca en la crisis que sufre y padece el empresariado y el pueblo de la Región Caribe, con un servicio eléctrico intermitente y vulnerable, además de costoso.
 
El reciente informe de gestión habla de “un proceso positivo” al mantener la continuidad en la prestación del servicio de energía eléctrica a los más de 2 millones 641 mil suscriptores en la Región Caribe. Falso, absolutamente falso. La tal continuidad no ha existido, las quejas crecen, las protestas, las asonadas, los bloqueos de vías públicas y de carreteras, son inocultables. Con saldo de víctimas mortales, heridos y detenidos, porque la gente está hastiada de tanto abuso.
 
El descrédito en que ha incurrido Electricaribe por cuenta de la mala calidad del servicio y el mal manejo administrativo contradice lo que asegura el agente interventor cuando afirma que “lo más importante es que gracias a la intervención se ha evitado que la empresa pierda valor y se mantenga el servicio de energía eléctrica hasta que se encuentre un nuevo operador con músculo financiero para que realice las inversiones necesarias que mejoren la calidad del servicio de energía eléctrica en la Costa Caribe”. La operación de Gas Natural Fenosa terminó siendo un desastre. Si no creen, revisen lo que acaba de pasar con el servicio eléctrico en cuatro países de América Central en donde invertía GNF. Tuvieron un colapso eléctrico de una magnitud que aún es incuantificable. Lo mismo que le pasó a GNF en nuestra Región.
 
Dos párrafos del balance de los 180 días de intervención hablan por sí solos de la tragedia empresarial llamada Electricaribe. Por un lado dice: “Para el caso de las pérdidas de energía, es decir aquella que es hurtada o se pierde por las malas condiciones de la red de distribución, esta fue incrementando a través de los años. En 2013, 15,70%; 2014, 16,37%; 2015, 16,43% y en 2016 alcanzaron el 17,08%. En cuanto al cobro, es decir los ingresos por la prestación del servicio de energía por parte de los clientes se pasó en 2011 de 92,31% a un 82,94% en 2016”. En este periodo se catapultó el mal manejo.
 
Un segundo párrafo señala: “El tema de las inversiones ha sido históricamente crítico por cuanto se invirtieron $203.847 millones de pesos en 2011 mientras que en 2015 sólo alcanzó los $131.803 millones de pesos. Situación similar se presentó en 2016 con una inversión del orden de los $131.745 millones de pesos, presentando un rezago en las inversiones que se verán reflejadas en la calidad del servicio”. Claro, al no haber inversión la infraestructura de distribución se vino a pique. Con ella se derrumbó la calidad del servicio, la misma que ha empeorado en los últimos 4 años. 
 
Ante lo que había ocurrido en el pasado no puede afirmarse que levantar los procesos de limitación de suministro de energía se debe a la gestión del equipo de la intervención, No. El Gobierno tenía que resolver esa situación colocando la plata que debía colocar. Todo lo que se ha actuado frente al administrador del mercado de energía mayorista y los generadores, debía hacerse para evitar el apagón eléctrico generalizado en la Región. Los que más han podido en eso son el Presidente Santos, el Ministro de Hacienda y el de Minas y Energía. Más nadie.
 
Se ha anunciado que en materia de inversiones para el año 2017 la meta es de 264.500 millones de pesos apoyados, pero si no se consiguen los socios estratégicos que se esperan el valor no llegará ni a la mitad de lo presupuestado. El cobro de la cartera sigue de regular a malo, porque apenas se ha podido incrementar el ingreso en solo 1,67% durante el tiempo de intervención. La denominada campaña de recaudo “La Formulita” que va hasta el 31 de julio, parecería que no dará lo que indican los actuales voceros.
 
así fuera. Pero en el plano de las realidades creemos que la ecuación no es tan fácil.
 
El Gobierno Nacional considera que el contrato con la Financiera de Desarrollo Nacional (FDN) para que evalúe y defina las posibles alternativas de estructuración e implementación de la solución definitiva para la continuidad en la prestación del servicio de energía en la Costa Caribe, es la panacea. Mi opinión es que hay mucha tela que cortar y en ocho meses veo prácticamente imposible lograr un nuevo operador como el que se necesita. 
 
¿El nuevo operador provendrá del sector privado nacional o internacional o de las fortalezas que en la materia aún puede conservar el Estado colombiano? Nadie se atreve a asegurar algo concreto.
 
 En esto lo que más nos conviene es la franqueza entre todas las partes. La situación del servicio eléctrico en la Costa Caribe no admite más anuncios fallidos, ni soluciones temporales dentro de las cuales se pagan unos altos sueldos a ejecutivos de supuesto alto nivel que no se reflejan en la satisfacción del cliente final en hogares y empresas. Quiero confiar en que habrá luz al otro lado del túnel, pero sería pertinente que los responsables de las decisiones finales no incurran más en la farsa que tanto daño le hace y le hecho a la Región. No queremos seguir creyendo que el cambio en Electricaribe ha sido más para generar un cortocircuito que empeora el servicio, en lugar de un final feliz para resolver una crisis de tantos años. Por favor escríbame a Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.
Frente a un gran descontento de la comunidad marginada, en los barrios subnormales se quiere imponer una estrategia de cobro que no tiene la socialización adecuada en los siete departamentos de la Costa, con alcaldes y líderes de distintos sectores ciudadanos. El problema central no se resuelve, el servicio es malo, las relaciones con la empresa son estresantes y derivan muchas veces en problemas de orden público.  
 
De relievar si me parece el optimismo del señor Superintendente de Servicios Públicos, José Miguel Mendoza, quien no deja de resaltar la importancia de la intervención que debió firmar con anuncios orientados a que en el mes de agosto próximo se entregarán prospectos positivos respecto de lo que será el futuro del servicio de energía eléctrica en la Costa. Por lo que corresponde a la tierra, me gustaría que
0
0
0
s2sdefault

¿Cuál blindaje?”: senador Rigoberto Barón

 

Bogotá, 17 de octubre de 2017 (CD). En sesión plenaria el senador Rigoberto Barón radicó la siguiente constancia, en donde le pide al Gobierno Nacional que deje a un lado su afán por desinformar a los colombianos sobre el supuesto blindaje del acuerdo con las Farc, con respecto al fallo de la Corte Constitucional.

 

“Hay quienes insisten en decir que el acuerdo de paz está blindado, que no existe mecanismo alguno para realizar las modificaciones correspondientes en el texto de los mal llamados acuerdos de paz y que a los colombianos nos tocó aceptar lo que las Farc y Santos nos quieren imponer, pues es un deber informarle al país entero que así como alguna vez el Presidente Santos se refirió sobre el paro campesino, hoy debemos decir tal blindaje NO existe.

 

El fallo de la corte constitucional donde precisa que los acuerdos de paz serán inmodificables durante los próximos doce años, fue un golpe duro para la democracia y bajo para los colombianos, que ejerciendo su derecho salieron el 2 de octubre del 2016 a decir NO a lo pactado en la Habana, sin embargo es importante resaltar que en este fallo jamás se habla de un blindaje especial.

 

A decir verdad, en el fallo emitido por la Corte se resalta el carácter político de dicho acuerdo y le recuerda al Nobel de paz que todo, absolutamente todo debe pasar primero por el congreso antes de ser introducido al ordenamiento jurídico. Es importante mencionar que lo pactado en la Habana no pertenece al bloque constitucional, lo que de inmediato desvirtúa la teoría de unos acuerdos inmunes.

 

Es lamentable, que en la actualidad el atentar contra la institucionalidad del país sea deporte y se haya perdido el respeto por la constitución, pues parece que al primar los intereses narcoterroristas, pretenden que nuestra carta magna se convierta en una colcha de retazos, donde en cada pedazo se busca favorecer a unos pocos y desproteger a muchos.

 

Hoy le digo al Gobierno Nacional, que deje su afán por hacerle creer a los colombianos, que su acuerdo terrorista no tiene reversa y que en nuestro país lo que digan los delincuentes y asesinos de las Farc es ley. Le recordamos al Presidente Santos que desde el Centro Democrático siempre vamos a luchar por los intereses de los colombianos, por proteger nuestra constitución y velar por la democracia de nuestro país”.

 

 

 

0
0
0
s2sdefault
Color I Color II Color III