Menu

NEWSLETTER


Inscribete al Newsletter



A+ A A-

¡Corre Santos, Corre!

Bogotá D.C. 22 de marzo 2017. (Prensa Senador Rigoberto Barón) De la misma manera que una bola de nieve, va descendiendo y así mismo va  tomando consistencia con más velocidad, dispuesta a llevarse todo lo que encuentre en su camino, así son las mentiras que por estos días asechan el castillo de naipes diseñado por el Presidente Santos, que aunque meticulosamente estructurado, débil.  No él, claro, su plan. 

Y es que el engaño y la corrupción, últimamente parecen tener un lazo entrañable y más que entrañable, inimaginable, pues  la mermelada ha permeado hasta las cavidades más profundas de nuestras instituciones, alimentando la desilusión de los colombianos por uno de los periodos de corrupción más largos que ha vivido el país. 

Y quién no se va a sentir decepcionado de un Gobierno, que en el exterior trata de quedar bien y restarle importancia a la inundación de Coca, por la que está atravesando el país. O peor aún, que declara urgencia manifiesta, para construir las zonas veredales de las Farc, que por cierto no se deben tratar como vicisitud, ya que están dentro del mal llamado acuerdo de “paz”.

Es triste ver que ese mismo Gobierno desesperado por cumplirle a las Farc, no es capaz de trabajar por los niños de la Guajira o intentar prever hechos tan dolorosos, como la muerte de 11 indígenas en la Sierra nevada de Santa Marta por influenza asociada a la desnutrición.

Yo me pregunto ¿qué está haciendo Santos con el país? ¿Cuál es el mensaje que le envía a los ciudadanos de bien? como lo reportó el diario "Chocó 7Días" el 13 de marzo, fueron entregadas cien viviendas en Itsmina, unas casas inhabitables, llenas de humedad, con parte del piso en obra gris. El Gobierno Santos no contento con jugar con la ilusión de las personas, demuestra sin pena alguna, la indolencia con la que nuestro mandatario observa el desolador panorama de las regiones más olvidadas de este país. 

Y es que parece que ante los ojos de Santos, los colombianos no  merecemos  respeto, lo confirmamos el día en que el pueblo dijo NO al plebiscito, y el Presidente Santos se limpió los zapatos con los votos de los colombianos y sin importarle que no tuviera el apoyo de su país, continuó haciendo su voluntad. 

Hasta dónde llega el cinismo de nuestro Gobierno, que el Presidente nos toma por "cortos de memoria" y de repente en los medios Nacionales, se repite la historia, los colombianos vemos un Gobernante untado de corrupción hasta los tuétanos, que dice tener la espalda más grande de Latinoamérica, sacudiéndose de la responsabilidad, sobre una serie de eventos que se desarrollaron y él supuestamente ni cuenta se dio. 

¿Será que las cortinas de humo son el estilo de este Gobierno enmermelado? Y es que la visita del Santo Pontífice se ha vuelto, quizás de lo más importante que ha vivido Colombia en los últimos tiempos, logrando así desaparecer de las páginas principales, las verdades ocultas de uno de los capítulos más oscuros en la historia: Odebrecht. 

Este 1 de abril a los colombianos no les faltan razones ni argumentos para salir a marchar. NO más corrupción, NO más desgobierno, NO más Santos. Y si de algo le sirve al Presidente, digamos que los aportes de odebrecht a su campaña fueron un gran espaldarazo de su parte. Porque a eso se refiere con que todo sucedió a sus espaldas, ¿no?

0
0
0
s2sdefault

Aprobado en primer debate proyecto que busca evitar el cáncer de piel

La Comisión Séptima del Senado aprobó en primer debate un Proyecto de Ley que le exige al Ministerio de Salud crear una política pública de prevención del cáncer de piel por la radiación solar. El articulado prohíbe las actividades educativas al aire libre con una prolongada exposición al sol.

Bogotá. D.C. marzo 21 de 2017 (Prensa Senado). La iniciativa del senador Antonio Guerra de la Espriella contempla que las empresas estarían en la obligación de dotar a sus trabajadores con los elementos idóneos para prevenir el cáncer de piel como consecuencia de la exposición a la radiación solar.

“El Gobierno nacional mediante decreto, establecerá los elementos mínimos que tendrá que recibir cada trabajador cuando se encuentre expuesto a radiación solar por largos periodos.

Del mismo modo establecerá las sanciones y/o multas a imponer en caso de incumplimiento de las obligaciones establecidas en la presente Ley, para lo cual tendrá un plazo máximo de (6) meses, contados a partir de su promulgación”, reza el articulado del senador del Partido Cambio Radical.

Para el senador ponente, Orlando Castañeda, entre el 50 y 90% del cáncer de piel tiene como causa la exposición a la radiación solar. Por esa razón, su ponencia fue positiva y recibió 10 votos a favor en la Comisión Séptima del Senado.

“Es un llamado al Gobierno para que esos temas que pareciesen secundarios, les den toda la importancia en campañas de publicidad (… ), a las empresas, a los patrones que protejan a sus empleados, pero para eso se necesitan campañas y dinero”, aseguró el senador del Partido Centro Democrático.

El Proyecto de Ley (129 de 2016, Senado), que pasa a segundo debate en Plenaria de Senado, insta a los centros educativos a contar con zonas protegidas de radiación solar, especialmente en los espacios donde se lleven a cabo actividades al aire libre.

 

 

0
0
0
s2sdefault

Odebrecht, Sarmiento Angulo y el Fiscal Martínez

 

“Entre las nuevas pruebas del impedimento del Fiscal pesa una asesoría de 52 páginas de MNA Martínez Abogados, firmada por su hijo, Néstor Camilo Martínez Beltrán”: senador  Jorge Enrique Robledo.

Bogotá D.C., marzo 21 de 2017.- En la corrupción de Odebrecht hay dos hechos nuevos que no han recibido la debida atención. El primero, que María Jimena Duzán y Noticias Uno, a partir de documentos de la Fiscalía de Colombia, le informaron al país que tres altos ejecutivos de Odebrecht, de los que han confesado sus sobornos, acusaron a José Elías Melo –a la sazón presidente de Corficolombiana (Grupo Aval, Episol), la socia de Odebrecht en la Concesión Ruta del Sol 2– de haber participado en el pago de las coimas con las que se consiguieron los contratos.

Aunque las autoridades deberán precisar cada dato, se quedaría sin sustento el gracejo que dice que los de Odebrecht “subsidiaron” en el soborno al Grupo Aval Corficolombiana Episol, en beneficio de Luis Carlos Sarmiento Ángulo. Porque, según las confesiones, el pago del soborno se lo repartieron como un costo del negocio entre las dos empresas asociadas, para poder apropiarse en esa misma proporción de las ganancias. Lamentar que esta denuncia periodística, que debió estallar con gran fuerza dada su gravedad, se perdió en el aguacero de noticias y nombres que al día siguiente le tiró la Fiscalía al país, entre las que esta no se realzó.

Tampoco produjo la noticia debida algo que en otro país habría generado un escándalo. El gobierno (ANI) y la Concesión Ruta del Sol 2 llegaron a un acuerdo amistoso para dar por terminado el contrato, de forma que a los beneficiarios de los sobornos se los trató como si no hubiera pasado nada, asegurándoles además 700 mil millones de pesos, 441 mil millones de los cuales fueron para Odebrecht y 235 mil millones para el Grupo Aval (Corficolombiana Episol). El premio que les dio el gobierno a Odebrecht y a Luis Carlos Sarmiento Ángulo –por cuenta de Santos y Vargas Lleras– lo justificó con la extraña e ilegal decisión de la Superintendencia de Industria de ordenar, ¡y como medida cautelar!, la terminación del contrato, acto que le sirvió a la ANI para no declararle la caducidad, justo lo que el gobierno ha debido hacer para poder sancionar a los socios de la Concesión. Tal como quedaron las cosas, el nuevo contrato para terminar la Ruta del Sol incluso se podría volver a firmar con Odebrecht y el Grupo Aval. ¡Impunidad absoluta, para fiesta de un puñado!

Y Juan Manuel Santos, con su famoso cinismo, que pocos pero poderosos le celebran, fue capaz de afirmar que a Odebrecht “le había ido como a los perros en misa” en su gobierno, ocultando que tan distinguidos canes salieron de la ceremonia con las alforjas llenas, dándole otra poderosa razón al clamor ciudadano que dice que “¡estamos mamados de los mismos con las mismas!”.

El país también está hasta la coronilla con la desvergonzada posición de Néstor Humberto Martínez Neira de no declararse impedido para actuar como Fiscal frente estas corruptelas, en razón de sus conocidos vínculos de negocios con el Grupo Aval y con Odebrecht, según lo he probado hasta la saciedad. Odebrecht, Corficolombiana y firmas de Martínez y de su hijo aparecen juntas en el negocio de Navelena, luego de que fracasara el intento del Fiscal de presentar a Navelena como libre de toda sospecha. También se demostraron dos asesorías de Martínez Neira a la Concesión Ruta del Sol 2, en 2012 y 2015. Y probé el contubernio doloso entre el Fiscal y Corficolombiana con el objetivo de manipular mis comprobadas denuncias, manguala ocurrida cuando ya la Fiscalía tenía que estar investigando por corrupción a Corficolombiana, tanto por Navelena como por la Ruta del Sol 2. ¡El propio Fiscal, acomodando pruebas amañadas con una entidad a la que él mismo investiga por corrupción y en contra de un senador que hace control por mandato de la Constitución y la ley! En la globalización, “los inescrupulosos aparecen en la cumbre”, explica George Soros.

Entre las nuevas pruebas del impedimento del Fiscal pesa una asesoría de 52 páginas de MNA Martínez Abogados, firmada por su hijo, Néstor Camilo Martínez Beltrán. Está dirigida a Navelena SAS, tiene sello de recibido de Constructora Norberto Odebrecht S.A. y es del 23 de julio de 2015, fecha en la que Martínez Neira afirmó que no podía haber una asesoría como esta. El documento tiene como fin “emitir un concepto con destino a los Bancos que financiarán el proyecto”. Y me lo entregó el vicepresidente Jurídico del Banco Agrario, que lo recibió de Corficolombiana. ¿Con qué nueva astucia politiquera saldrá el Fiscal, que aumenta las sospechas por su actitud de no hacerse a un lado y que se empeña en atropellar la dignidad de un país hastiado también del derecho a la matonería que se arrogan algunos que se sienten muy poderosos? (para todos los detalles: video http://bit.ly/2mt4qSy y audio http://bit.ly/2n76Dob.)

 

0
0
0
s2sdefault

La colonización española ya se acabó, urge la inversión para salvar servicio eléctrico

“Lo primero es comenzar la inversión y en segundo plano está la escogencia del nuevo operador “: senador José David Name Cardozo.

Barranquilla, marzo 21 de 2017.- La política pública para el sector eléctrico colombiano se ha basado más en el intervencionismo estatal, el clientelismo, la repartición de contratos y la privatización per sé, que en la consolidación de autoridades e instrumentos que le garanticen a la Nación y sus Regiones un servicio público que es vital para el desarrollo económico y social.

Durante décadas prevaleció el manejo público de los planes de expansión eléctrica con proyectos que favorecían a regiones como el Valle del Cauca, el Centro y Antioquia, que concentraban y aún lo hacen la generación hidráulica. Luego se hicieron a la administración del sistema de interconexión nacional y más adelante cerraron con jugada maestra dominando la infraestructura de transmisión.

Ministros de estas zonas del interior les cerraron el paso a iniciativas como el proyecto hidroeléctrico de Urrá I y Urrá II y al fortalecimiento de una entidad como Corelca, que en medio de la privatización del sector sucumbió y dejó a la Costa Caribe a la deriva, con el consentimiento de buena parte de su clase política y dirigencia privada.

Las electrificadoras departamentales fueron arrasadas por el terremoto neoliberal, para crear una empresa regional que luego de varios tropiezos llegó a manos del grupo español Gas Natural Fenosa, que en más de veinte años fue incapaz de ejecutar las inversiones requeridas para darle a nuestro sistema en la Costa la jerarquía y solidez que demanda.

A comienzos de la segunda década del Siglo XXI empezamos a evidenciar problemas y en el año 2013 se dio inicio a una serie de problemas en cadena que a marzo de 2017 tienen a la Costa Caribe al borde del colapso. Y con el orden público alterado en todos los departamentos.

El gobierno nacional apaciguó los ánimos y puso en marcha el denominado Plan5Caribe que no se ha podido cumplir a cabalidad, al tiempo que se desvela que Electricaribe en los últimos diez años no hizo nada por la inversión, lo cual nos lleva a tener una infraestructura en pésimo estado.

Frente a la crisis de Electricaribe, la Región pidió la intervención y este proceso se dio en cabeza de la Superintendencia de Servicios Públicos. Cuatro meses más tarde, la nueva decisión política se da en torno de la liquidación de la empresa porque no está condiciones de garantizar un adecuado suministro de energía eléctrica al Caribe. Los dueños españoles dicen que esta semana ponen en marcha una demanda contra           Colombia por mil millones de euros y parte de sus argumentos se apoyan en una supuesta cultura del fraude y del impago que al prevalecer en la Región, no los dejaba maniobrar con el flujo financiero requerido.

En ese aspecto hay algo de razón, pero no por ello debemos desconocer que el modelo empresarial Electricaribe fracasó porque no tuvo cultura de servicio al cliente, ni cultura inversionista respecto de las redes, los transformadores, las subestaciones y demás elementos de la infraestructura de distribución. La fácil era esperar los subsidios del Estado y dejar que el servicio se apagara como en efecto ha venido ocurriendo en los últimos tres años.

Los tres últimos gobiernos dejaron que la situación llegara hasta donde ha llegado. Los españoles están en su derecho de pretender indemnizaciones y de sacarle plata a su fracaso en Colombia. Nuestro gobierno está en la obligación de defender los intereses de la Nación y para ello hay toda una batería de argumentos lista. Las relaciones comerciales entre los dos países, que son importantes, no tienen por qué venirse a pique. Es más lo que se puede desarrollar que lo que está por perder.

Convencidos de que la época de colonización española finiquitó hace más de 200 años, solo nos queda poner en relieve lo urgente que resulta una inversión por parte del Estado colombiano del orden de 1,5 billones de pesos para rescatar la confiabilidad del servicio eléctrico en la Costa Caribe. Esa es una acción que no da espera y que debe machacarse en la cumbre que se realizará el próximo 3 de abril en Barranquilla convocada por gobernadores y alcaldes de la Región.

Lo primero es comenzar la inversión y en segundo plano está la escogencia del nuevo operador para el grupo de los siete departamentos o bajo la subregionalización para darle mejor manejo a la administración del sistema.

El gobierno nacional no puede soslayar su responsabilidad ni disfrazar el compromiso que le compete anunciando que por vía tarifas es que se obtendrán los recursos para financiar las inversiones requeridas. Ese es un hueso duro de roer para la Costa Caribe, que bastante sacrificios ha hecho en los últimos 50 años para que ahora le salgan con la tesis de que debe poner más plata del bolsillo de los usuarios. Que se olvide de ese argumento el señor Ministro de Minas y Energía. Por favor escríbame Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

 

 

 

 

0
0
0
s2sdefault

"No quiero oír más sobre la paz" 

“Si no articulamos la nueva institucionalidad con la ya existente, corremos el riesgo de duplicar funciones, crear entidades inoperantes, desperdiciar recursos públicos y fracasar en el cumplimiento de las expectativas”: senador Juan Manuel Galán.

Bogotá D.C., marzo 21 de 2017.- Eso es lo que dicen hoy muchos colombianos, y otros más lo piensan en silencio. Sin embargo, estamos ante el reto más delicado de la paz. Me refiero al desafío de implementar los acuerdos de paz y construir condiciones de no repetición a través de justicia social y de equidad en donde todos se sientan incluidos sin la saturación de la retórica de paz. Esa es mi meta personal y mi derrotero como Senador.

Por eso, seguiremos insistiendo en el Congreso de la República para que la implementación de los acuerdos en La Habana incluya a los 8 millones de víctimas. Es necesario entonces imponer a los actores del conflicto la obligación que tienen con la verdad, justicia, reparación y no repetición.

En relación con el primer punto, logramos avances en el diseño de la Justicia Especial para la Paz al permitir la participación real e informada de las víctimas, en los procesos de la jurisdicción de paz. Así, los victimarios tendrán que darle la cara a sus víctimas y aquellas, podrán tener asiento en los procesos judiciales y no quedarse únicamente con la narrativa general sobre la guerra, que entregará la Comisión de la Verdad.

En lo que tiene que ver con los otros dos puntos, ya empezamos a dar la batalla.  Queremos lograr que, en materia de reparación, sean los victimarios y no el Estado colombiano, los principales responsables. Las FARC tienen que aportar las tierras que despojaron, sus bienes y el dinero en efectivo que enterraron. Los bienes que el régimen de Maduro y Ortega les esconde en Venezuela y Nicaragua deben ser enviados a Colombia.

Solo si se demuestra plenamente la incapacidad del victimario para reparar materialmente a su víctima, el Estado debe intervenir. La responsabilidad de pagar las indemnizaciones en el marco de los procesos de paz no puede recaer únicamente  sobre el Estado, pues su labor es la de ser garante o responsable subsidiario de la reparación, mientras que el victimario debe asumir las cargas económicas y las obligaciones tanto pecuniarias como simbólicas, que se demanden.

Por último y en relación con el fortalecimiento institucional, creemos que es necesario articular el Sistema de Verdad Justicia y Reparación y No Repetición, con el Sistema Nacional de Atención y Reparación Integral  a las Víctimas (SNARIV). Hoy día, esos sistemas están aislados y separados, desconociendo la importancia del material con el que ya cuenta el país. Si no articulamos la nueva institucionalidad con la ya existente, corremos el riesgo de duplicar funciones, crear entidades inoperantes, desperdiciar recursos públicos y más peligroso aún, fracasar en el cumplimiento de las expectativas creadas por la paz y ahí sí, convertirla solo en retórica.

 

0
0
0
s2sdefault
Color I Color II Color III