Menu

NEWSLETTER


Inscribete al Newsletter



A+ A A-

Universidad Autónoma del Caribe, símbolo de progreso, liderazgo y desarrollo: 50 años

“En cincuenta años de existencia, la Universidad Autónoma del Caribe ha podido graduar a más de 48 mil profesionales de distintas regiones del país”.

 

Bogotá D.C. julio 31 de 2017(Columna de Opinión senador de la República José David Name Cardozo Partido de La U). La Universidad Autónoma del Caribe me enseñó a descubrir los distintos horizontes de la vida académica. Orgulloso me siento de ser egresado de esta institución de educación superior, ubicada en Barranquilla.

La Universidad me condujo a madurar una vocación de servicio desde la perspectiva profesional en los ámbitos de la administración de empresas, lo cual me llevó a desarrollar experiencias productivas privadas con notables resultados.

La formación que adquirí y los estudios posteriores de especialización me han permitido aplicar un sentido riguroso, disciplinado, austero y con alto contenido de sensibilidad social, al ejercicio de mi actividad legislativa próxima a cumplir 12 años en el Senado de la República de Colombia, cuya mesa directiva tuve el honor de presidir en el periodo 2.014 – 2018.

He tenido la oportunidad de acompañar buena parte de la historia de la Universidad Autónoma del Caribe, que en estos días conmemora sus primeros 50 años de vida institucional bajo la conducción rectoral de Ramsés Vargas Lamadrid, quien ha podido superar momentos difíciles para que la institución mantenga el ritmo de desarrollo académico que merece y su liderazgo en el contexto regional.

Desde pequeño oí hablar de la Universidad Autónoma del Caribe y escuché a muchas personas ponderar la tarea de don Mario Ceballos Araujo y los distinguidos profesionales que lo acompañaron en el desafío de crear una entidad comprometida con el progreso en todos sus órdenes, la inclusión y el brindar una oportunidad de formación a miles de hombres y mujeres sin importar su raza, sexo, credo religioso o convicciones políticas, porque el grupo de fundadores se caracterizaba por la filosofía liberal y el pensamiento libertario bolivariano. 

Al terminar mi bachillerato en el Liceo Cervantes, me definí por la Administración de Empresas en la Universidad Autónoma del Caribe y semestre tras semestre avancé hasta obtener mi grado y empezar a crear y laborar en varias empresas exitosas de Barranquilla, mi tierra natal.

Siempre he estado en contacto con mi Universidad, atento a su rumbo y proyecciones, así como a colaborarle en su hoja de ruta dentro del marco de las iniciativas que promueve en beneficio de la juventud y la comunidad Caribe en general.

Profunda satisfacción experimento hoy cuando podemos testimoniar el homenaje que se le ha brindado a la Universidad durante la conmemoración institucional de sus 50 años, empezando por la condecoración Simón Bolívar que se le impuso el pasado viernes por el Ministerio de Educación Nacional, en presencia del señor Presidente de la República Juan Manuel Santos Calderón. Oportuna también la exaltación de la Gobernación del Atlántico, la Asamblea Departamental, la Alcaldía de Barranquilla y el Concejo Distrital. 

Hace algunos días la honorable Corte Suprema de Justicia y el honorable Consejo de Estado, así como el Senado de la República y la Cámara de Representantes, también habían destacado la trayectoria de la Universidad, que por fortuna ha tenido en las tres ramas del poder público colombiano y en el nivel territorial local el reconocimiento que se ha ganado producto de una loable labor en el sector educativo y en su extensión a la comunidad.

En cincuenta años de existencia, la Universidad Autónoma del Caribe ha podido graduar a más de 48 mil profesionales de distintas regiones del país, muchos de los cuales han pasado a darle lustre a la historia nacional y regional en el campo del diseño de modas, la arquitectura, la comunicación social y el periodismo, el derecho, gobierno de lo público, la política, la hotelería y el turismo, la sociología y el desarrollo económico, entre otros aspectos.

De los últimos cuatro años podemos destacar que la Universidad Autónoma del Caribe ha mejorado sus indicadores en investigación, formación docente e internacionalización. A partir de lo cual marcha con rumbo cierto y seguro hacia la acreditación institucional.


Además, la Universidad ha invertido más de 33.000 millones de pesos en becas y descuentos favoreciendo el acceso con calidad a la educación superior a más de 5.478 jóvenes de la región. 


Según información que suministra la propia Universidad, actualmente cuenta con 53 docentes con formación doctoral, 22 grupos categorizados en Colciencias, de los cuales 10 están en categoría A, y 68 investigadores, de los cuales 9 son seniors. 

 

Para destacar también que del 2013 a la fecha 179 estudiantes y 33 docentes participaron en 15 misiones académicas a 7 países, y según el ranking internacional Green Metrics, es la tercera universidad ambientalmente sostenible del Caribe colombiano y la 13 de Colombia. 

 

Felicitaciones al Consejo Superior, al señor Rector, al equipo administrativo, a los profesores y estudiantes, por lo logros que se obtienen, seguros de que los próximos 50 años serán plenos en la consolidación de la Universidad Autónoma del Caribe como símbolo del progreso, el liderazgo y el aporte al desarrollo nacional, regional y local. Por favor escríbame a Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

0
0
0
s2sdefault

Por fin, la buena noticia

Luego de un larguísimo medio siglo, los colombianos pudimos celebrar que terminara el alzamiento armado de las Farc contra el Estado, levantamiento que no debió darse porque fue equivocado desde el momento en que lo concibieron y que no solucionó nada y lo empeoró todo. Lamentar que lo que debería ser un consenso nacional, el de saludar lo que sin duda constituye un suceso positivo para Colombia, no lo sea, en razón de que, enredando unas cosas con otras, sectores influyentes convencieron a muchos de negar lo que puede confirmarse como cierto hasta la saciedad.

Un proceso de paz con tantas complejidades, tras los horrores de una violencia tan larga, puede generar desacuerdos y hasta reacciones indignadas. Puede incluso entenderse la idea –aunque no la comparto– de que la confrontación armada debió mantenerse, por cualquier cantidad de tiempo y de costos, hasta liquidar a bala a las Farc. ¿Pero negar la entrega de las armas que se les traspasaron nada menos que a los representantes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas? ¿O negar que a fecha fija la ONU también recibirá las caletas de las Farc, cuyos sitios ya están identificados? ¿Y que esas armas llevan dos años sin utilizarse, evitándonos varios miles de muertos y heridos?

Por lo demás, como también está probado, el proceso de paz, incluso en lo relativo a las armas, cuenta con el respaldo de Estados Unidos y de las demás potencias militares del mundo, al igual que de los restantes países. Y lo respaldan el Ejército de Colombia y la Policía Nacional, que además participaron en su diseño. ¿Será que todos ellos son cómplices de una pantomima diseñada para engañar a los colombianos? ¿También son “castro-chavistas”?

Para negar estas verdades, se usan sofismas, es decir, afirmaciones ciertas con las que sustentan las falsas: como continuarán otras violencias, el proceso de paz es mentira; como se mantendrán el desempleo y la pobreza, para qué el proceso; como seguirá la gran corrupción nacional, para qué el acuerdo; como Santos es pésimo Presidente… Y así, ocultando que el proceso no se diseñó para resolver todos los problemas nacionales, sino uno específico, que no es el causante de otros y que además ha dificultado solucionarlos.

Parte de la confusión, y del uso que algunos le dan, tiene que ver con no reconocer que el problema de fondo no son las armas. Sino su uso. Porque las armas no se disparan solas, necesitan de una voluntad para dispararse. Y dicha voluntad fue la que cambió y la que explica el éxito del desarme, el aspecto principal del proceso de paz. Las Farc no se levantaron en armas como la inevitable respuesta a la pobreza, a la falta de condiciones democráticas y a otras lacras sociales y políticas, viejos males que no desaparecerán con los acuerdos de La Habana. Entraron en rebeldía militar porque adoptaron la decisión política de tomarse el poder a tiros. Y hoy las armas les estorban porque decidieron actuar en la sociedad de otra manera. Así de simple, según demuestra la experiencia.

Coletilla: el caso del supuesto gran fiscal anticorrupción corrupto avergüenza a los colombianos ante el mundo y nos convierte en reyes de burlas. Pero más nos deberían avergonzar e indignar otros dos hechos. Que se permita que el Fiscal General Martínez Neira no explique por qué nombró a Luis Gustavo Moreno en ese cargo. ¿Porque era su amigo, y él mismo le sirvió de fiador? ¿Porque alguien de su confianza se lo recomendó y avaló? Y que también se tolere la alcahuetería de tantos poderosos con el descaro y falta de criterio de Martínez para escoger a su subalterno.

Porque, según La Silla Vacía, José Luis Barceló, Vicepresidente de la Corte Suprema, alertó a Martínez Neira “acerca de las actitudes éticas de Luis Gustavo Moreno”, cuando se supo que lo iba a nombrar. Y le pregunta el mismo medio a Martínez, entre otros interrogantes, por los vínculos entre Moreno y Enrique Vargas Lleras, así como con los magistrados que fueron claves para escogerlo como Fiscal, en representación de Cambio Radical (http://bit.ly/2tabsgM).

¿Hasta cuándo tolerarán los colombianos tantas corruptelas, cinismos y mediocridades del grupito de mandamases que gobierna al país de manera vitalicia?

Bogotá, 30 de junio de 2017.

0
0
0
s2sdefault

Bienvenidas las Farc a la política

“Bienvenidas a luchar frontalmente contra la corrupción, y ayudar a blindar el proceso de Paz”:senador Guillermo García.

 

Bogotá D.C:, agosto 8 de 2018 .-El 20 de julio pasado cuando se instaló el Congreso de la República, hubo dos hechos muy importantes que poco marcaron el registro de los medios de comunicación. 

 

Uno fue la presencia de las FARC, en un hecho histórico en el Congreso de la República, hoy denominada la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, partido legal y constitucionalmente creado y establecido y el gran discurso de balance de los ochos años de gobierno del Presidente Juan Manuel Santos, en los aspectos de Paz, de educación, de economía, y productivos. 

 

Entonces la gran noticia que resultaba para el país estos dos hechos no lo fue, por el hecho mediático del senador y exalcalde Antanas Mockus, pues al hacer lo que todo el mundo sabe que hizo en la propia sesión Plenaria de instalación de legislatura.

 

Posteriormente, en los días siguientes la renuncia del ex Presidente Álvaro Uribe, ocupo todo el marco de análisis de información, de referencia y de los usuarios de los medios de comunicación, de la opinión en general de nuestro país, de los columnistas y los mismos artículos de prensa tanto hablados, escritos y televisivos y por supuesto de las redes sociales.

 

No podemos dejar de registrar estos dos hechos importantes y particularmente la presencia de las FARC en el Congreso de la República, es decir, que el proceso de Paz sigue avanzando con resultados evidentes. 

 

El país es testigo que el Congreso de la República ha aprobado las leyes y las reformas constitucionales en materia de Justicia Especial para la Paz, en materia de participación política, en materia de desarrollo agrario integral y otros asuntos.

 

Hay que destacar también que las FARC le han cumplido al país, han honrado su palabra, concentrándose inicialmente, segundo, desarmándose y luego desmovilizándose y hoy haciendo presencia como cualquier ciudadano colombiano en el Congreso de la República, esto es algo muy importante.

 

Los hechos en las regiones también lo corroboran, a pesar de los problemas que hoy continúan alrededor del tema del narcotráfico, que es un tema de dinámica diferente, el tema de la deforestación, de la minería ilegal, no podemos negar que el impacto del conflicto es cosa del pasado. 

 

Muchas veces se ha  reiterado de que ya no hay soldados heridos en las camas del Hospital Militar de Bogotá, y en los últimos días han manifestado que los negocios de las funerarias y de los servicios asociados a la muerte en Colombia, en el Sur de Bolívar en este caso, están quebradas las funerarias porque ya no existe los muertos que en otrora existían. 

 

Esas y otras manifestaciones de la Paz en las regiones pues son pruebas de que el proceso de Paz valió la pena. Es el caso nuestro, hoy podemos salir a todos los municipios en el departamento de Nariño y al sur de Colombia a municipios del Cauca, del Caquetá, del Putumayo, cosa que no se podía hacer en otras oportunidades.

 

De tal manera que bienvenida las FARC a combatir con ideas en el marco de la democracia, a disparar propuestas para el bien del país, a luchar frontalmente contra la corrupción, y ayudar a blindar el proceso de Paz.

 

Los nuevos integrantes del Congreso de la República del partido FARC tienen que tener claridad que deben construir una agenda social, con una plataforma ideológica clara, basada en varios frentes, donde lo principal por supuesto debe ser la defensa y continuidad de las políticas de Paz y los programas y proyectos a desarrollarse en el posconflicto, abanderarse también del tema ambiental y agrario, sectores claves para el desarrollo futuro del país. 

 

Sólo de esta forma podrán ir allanando el camino para sintonizarse con la opinión pública nacional y para que los ciudadanos los acojan de forma positiva, por mi parte sigo siendo un convencido que prefiero ver a las FARC  detrás de una curul en el Capitolio Nacional y no en nuestros campos y regiones generando muerte y violencia.

 

Así que señores y señoras de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, bienvenidos y bienvenidas al debate de las ideas, a la controversia nacional y a la Casa de la Democracia.

 

0
0
0
s2sdefault

La herencia de incumplimientos que deja el Gobierno de Santos

 

Barranquilla, agosto 8 de 2018.-En la antesala de la posesión de Iván Duque como Presidente de la República, considero necesario recordar una visión ampliamente conocida de los sinsabores e incumplimientos que nos ha dejado el paso del saliente gobierno de Juan Manuel Santos.

 

La lista de promesas incumplidas es larga, no solamente con la Costa Caribe sino con todo el país, donde a lo largo de ocho años fueron realizando compromisos que se quedaron en el aire, incumplimientos que en muchos casos marcaron retrocesos, lo que le hace más complicada la tarea al nuevo Presidente, de quien esperamos logre enderezar el rumbo.

 

Los incumplimientos y desaciertos de Santos con la Costa Caribe, nos han dejado un mar de tinieblas lleno de embravecidas olas de indignación y protesta, como consecuencia de la deficiente prestación del servicio de energía por parte de Electricaribe y por la falta de conocimiento y tacto de los Ministros de Minas de ese gobierno, que dejaron agravar la crisis, llevándola al punto en que se encuentra hoy, con alertas que pronostican un apagón aparentemente irremediable y con un gran pleito por la manera como se abordó el problema con la empresa de energía.

 

No sobra recordar que hoy el tamaño de los desaciertos de Santos y sus Ministros de energía suman 1.600 millones de dólares (unos 1.370 millones de euros) que Naturgy reclama como indemnización, en su demanda contra el Estado colombiano ante los tribunales de arbitraje internacional, por la equivocada y fracasada decisión de hace más de un año de intervenir y liquidar su filial Electricaribe.

 

Y es que tal como lo dije hace varias semanas en mi columna habitual: “Para nadie en Colombia es un secreto que desde hace años, el dolor de cabeza de la Costa ha sido Electricaribe”, de tal manera que refrescando ese pronunciamiento, hoy vuelvo a manifestar que “lo mínimo que esperamos de la recién nombrada Ministra de Minas y Energía es que se ponga la camiseta de nuestra región y asuma con liderazgo esta gran problemática”.

 

Pero Electricaribe no es el único “chicharrón” que debe abordar el nuevo Gobierno, porque Santos y su equipo económico calcularon con frialdad la congelación de un proyecto de la envergadura de la APP del río Magdalena, cuyos beneficios no solamente correrán hacia Bocas de Ceniza y el puerto de Barranquilla, sino que, aguas arriba representan la redención para los puertos y pueblos ribereños de la Región y del interior del país, hacia donde entró el desarrollo en los tiempos en los que el río era navegable y hacia los cuales retornaría esa bonanza si se revierten las condiciones del otrora majestuoso Río Grande de La Magdalena.

 

Como si lo anterior fuera poco, Santos nos deja un país con una grave crisis humanitaria producto de la llegada de miles de venezolanos a Colombia y unas zonas limítrofes llenas de terroristas, delincuentes y contrabandistas, que han llegado a muchas de nuestras ciudades; en particular las de la Región Caribe, con un mercado de miserias y dolor; un triste drama humanitario que está afectando la economía y la seguridad en nuestro territorio, como consecuencia de la flaqueza y holgura con que el Gobierno trató el problema con Maduro.

 

Sería interminable continuar con este memorial que busca que se desagravie al país por la preocupante realidad que hoy vivimos, especialmente en los campos y en todas las periferias de nuestra geografía, donde observamos un sistema de salud moribundo, debido a la falta de desembolso por parte de los pagadores que a corte de diciembre de 2017 habían dejado una deuda de $8.2 billones con las IPS, estrangulando el servicio impunemente y aumentando el reclamo vía tutela, sin que el garante de la buena marcha del servicio, el gobierno, cumpliera sus funciones de control. Hoy el panorama es dramático, visto en la práctica y tal como lo afirman entidades del sector, entre otras, la Asociación de Clínicas y Hospitales de Colombia (ACHC) que le han pedido al nuevo Gobierno pronta intervención para resolver la crisis.

 

Preocupa también lo que sucede con el Programa de Alimentación Escolar (PAE), sobre el cual en los últimos días, ante el acrecentamiento de la crisis que habla de alrededor de un millón de niños sin recibir los beneficios del programa, el Procurador General ha dicho que “el PAE está en riesgo de suspensión en varias regiones”. Son pronósticos que tienen asidero en el hecho de que el Gobierno Santos le trasladó a los Departamentos la responsabilidad del PAE (pero sin recursos) y de ello da fe la Procuraduría cuando afirma, en un reciente informe que: “Aproximadamente el 82% de los municipios del país presentan una capacidad financiera limitada y carecen de recursos propios que puedan aportar para la ejecución del Programa de Alimentación Escolar, por lo que dependen también en buena medida, de los recursos que se les asignen a través del Sistema General de Participaciones para poder impulsar el programa en sus territorios”. 

 

La parálisis del PAE, según Fecode, significa la imposibilidad de aplicar la jornada única, porque resulta materialmente imposible que los niños reciban 8 horas diarias en los planteles, porque faltarían 18 millones de meriendas y nueve millones de almuerzos; faltante que, de aplicarse dicha jornada, se sumaría a la situación actual.

 

Un panorama similar quedó planteado con el programa “Ser pilo paga” (SPP) cuyos visos de inviabilidad se reflejan en el crecimiento de los costos, calculados inicialmente en matrículas del orden de los $4 millones, pero que en la practica, por las carreras o las universidades privadas escogidas por los estudiantes favorecidos, pasaron a un promedio de $10 millones.  Los primeros campanazos de alerta sobre el SPP lo han dado estudiantes que han reclamado al Ministerio de Educación y al propio Presidente Santos, mediante cartas, en las que se han quejado (en su momento) de no haber recibido los subsidios correspondientes a su sostenimiento, por lo cual han pasado física hambre y han afirmado que esas dificultades les impiden tener buen rendimiento académico, lo que podría llevar a algunos a la deserción. Sumémosle a esto el hecho de que la mayoría de los recursos de SPP están dirigidos a universidades privadas, lo que encarece los costos e impide la ampliación de los cupos que podrían obtenerse con esos recursos en la universidad pública.

 

Por eso hoy, al tiempo que hago este breve recuento de lo que en otras latitudes podría considerarse una tragedia nacional, hago un llamado para que consolidemos con nuestro respaldo una buena gestión por parte del Presidente Iván Duque, convencidos y seguros de que con el saneamiento y el enderezamiento de las fallas cometidas, podamos vivir un posconflicto con la paz y la prosperidad que nos merecemos los colombianos.

0
0
0
s2sdefault

La puerta giratoria que condena a Carrasquilla

"La naturaleza retardataria y plutocrática de la gestión de Carrasquilla en el gobierno de Álvaro Uribe salta a la vista": senador Jorge Robledo.

 

Bogotá D.C., agosto 8 de 2018.- Es difícil encontrar un ministro de Hacienda peor que Alberto Carrasquilla, tanto por sus ejecutorias en el gobierno de Álvaro Uribe, como por los negocios que montó luego, con grandes ganancias para él y enormes pérdidas para otros, usando las leyes que había promovido desde su Ministerio. ¡La tan perniciosa puerta giratoria entre los asuntos públicos los negocios privados! Iván Duque debe explicar por qué, entre sus muchos amigos neoliberales, tenía que escoger a Carrasquilla, quien no gana, por abusivo, para decir lo menos, el examen para ese cargo, como lo demostraré en el debate en el Senado que espero no me impidan realizar.

 

La naturaleza retardataria y plutocrática de la gestión de Carrasquilla en el gobierno de Álvaro Uribe salta a la vista. Se aumentó su sueldo y el de la alta burocracia oficial y a la par les eliminó la mesada catorce a los futuros pensionados, les subió los impuestos a los sectores populares y a las clases medias y se los bajó a los magnates extranjeros. En una sola de las gabelas que les dio, se eliminó el impuesto de remesas a las trasnacionales, a un costo fiscal de 25 billones de pesos. Liquidó a menosprecio a Telecom, empresa a la que, ya privatizada y con otro nombre, el Estado le ha invertido 4,7 billones de pesos. Mención aparte merece que el desastre de Reficar lo inició su decisión de privatizarla a favor de la trasnacional Glencore, que carecía de experiencia en construcción de refinerías y que se mamó del negocio, no sin antes dejarla enrumbada hacia sus enormes corruptelas.

 

Pero lo que más lo inhabilita no son sus ejecutorias rabiosamente neoliberales como ministro, porque gobernar así, por muy equivocado que fuera, era el derecho de quienes ganaron la Presidencia en 2002 y 2006. Lo que lo descalifica para ser parte del gabinete de Duque es haber usado su poder en el Estado para promover los cambios legales a favor de la empresa que Carrasquilla montaría luego, como exministro, y que esas normas y sus actos llevaran a que 117 municipios y muchos colombianos perdieran grandes sumas, en tanto él y sus socios se echaron al bolsillo 70 mil millones de pesos.

 

Esta es la historia. La Ley 358/97, con buen criterio, no permitía que la plata de los municipios proveniente del Situado Fiscal –luego Sistema General de Participaciones (SGP)– se pignorara para operaciones financieras de futuros. Pero el ministro Carrasquilla, muy acucioso, tramitó en el Congreso una reforma constitucional que ordenó lo que sería la ley 1176/07, estableciendo que en adelante sí se podría. Y una vez salió del Ministerio, se asoció con Andrés Flórez, exdirector de Fogafin y exsubalterno suyo, y crearon Konfigura, la empresa con la que recorrieron el país cuadrando alcaldes para que endeudaran a sus municipios, utilizando de carnada que esas deudas no las pagarían ellos sino los burgomaestres siguientes. Bonos de Agua los llamaron al emitirlos, pero el ingenio ciudadano con acierto los bautizó Bonos Carrasquilla, el creador, vendedor y comisionista.

 

En la operación se colocaron bonos por 400 mil millones de pesos, pagándoles a los prestamistas la atractiva tasa de UVR+8%, en tanto a los municipios les cobraron la muy alta de UVR+11%, porque Carrasquilla y sus socios se quedaron con el tres por ciento, unos 14 mil millones de pesos anuales durante cinco años, cuando el Ministerio de Hacienda tuvo que intervenir el negocio porque los municipios se reventaron. Pues además de las tasas leoninas que les clavaron, el crédito era a 20 años y no podía pagarse por anticipado. Y la ley que permitió estas operaciones de especulación financiera no definió ninguna política seria anticorrupción y desgreño administrativo que garantizara que las obras sí se construirían, hasta el punto de que solo 30 municipios, de 117, las ejecutaron. Además de lo que perdieron los entes territoriales, también cayeron los tenedores de los bonos -y principalmente los trabajadores, víctimas a través de las inversiones de los fondos privados de pensiones–, que se encartaron con ellos, pues nadie los recompraba dado su alto riesgo, y porque al final tuvieron que aceptar que el gobierno les empeorara las condiciones pactadas. Para más detalles, ver este excelente artículo de Alberto Donadío: Enlace 1.

 

En el debate además veremos a Carrasquilla en los Papeles de Panamá y en sus negocios con Saludcoop y Cafesalud, sobre los cuales seguramente también dirá que actuó dentro de la ley, como afirma de los bonos bautizados con su nombre. Pero ese día también explicaré cómo la corrupción nacional ha evolucionado de “hecha la ley, hecha la trampa” a la muy contemporánea de cambiar las leyes para enriquecerse con la plata del Estado.

 

 

0
0
0
s2sdefault
Color I Color II Color III