Menu

NEWSLETTER


Inscribete al Newsletter



A+ A A-

Patrimonio Inmaterial de la Nación, Festividades de Fe en Jesús Nazareno

 

Se acerca una de las celebraciones más importantes para el catolicismo, la Semana Santa, y en el municipio de Santiago de Tolú, Sucre, se destaca por conmemorar esta fecha de una manera solemne en honor a la pasión, muerte y resurrección de Jesús.

 

Bogotá, D.C., marzo 1º. de 2018 (Prensa Senado).- Desde hace más de 400 años el municipio costero de Santiago de Tolú en el departamento de Sucre celebra durante la Semana Santa las Festividades de la Fe en Jesús Nazareno.

 

Por su trascendencia y significado cultural para los sucreños y en especial para los toludeños, en el Congreso hace trámite un proyecto de ley, de autoría del representante a la Cámara por Sucre, Nicolás Guerrero Montaño, que busca elevar estas festividades religiosas a patrimonio cultural inmaterial de la Nación. Actúa como ponente de esta iniciativa en Comisión Segunda el senador Marco Aníbal Avirama del partido ASI.

 

 Según la exposición de motivos de esta iniciativa la celebración de la fe en Jesús de Nazaret es una manifestación de origen español y afrodescendiente cuyos inicios se remontan a principios siglo XVII en el marco del calendario litúrgico del Vaticano de la Semana Mayor

 

Para los toludeños esta es una de las festividades más esperadas durante todo el año y se convierte en un momento importante para congregarse en torno a cada representación religiosa, que dan paso a manifestaciones de fervor, esperanza, solidaridad y unión.

 

Las características de la manifestación cultural y religiosa son parte de la identidad cultural del municipio de Santiago de Tolú, consiste en actos de teatro popular, y celebraciones de ritos ancestrales que enriquecen la puesta en escena de las procesiones de Semana Santa, desde el Viernes de Dolores hasta el Domingo de Resurrección, se escenifican 24 procesiones que son ornamentadas y recreadas de manera distinta cada día, donde los Nazarenos ayudados por la comunidad se unen en los preparativos de los distintos actos.

 

Las procesiones guardan cierto misticismo para los habitantes de Tolú al considerar que quienes fueron nazarenos y ya fallecieron, vuelven del más allá para cumplir sus promesas y hacer los recorridos junto con sus hermanos de la congregación. Se congregan en los patios de las casas para alistar la imagen; en él convergen Nazarenos y familiares de ellos, habitantes que llegan a mirar cómo organizan, qué túnicas van a vestir y rodean el paso a los Nazarenos, escuchan lo que conversan y aportan voluntariamente su colaboración en labor y/o ayuda, además allí es donde se planifica el trabajo y todo lo concerniente a las celebraciones.

 

Cargar la imagen religiosa del Nazareno durante las procesiones, es un acto que enmarca el orgullo y engalana el ego de quien lo porta sobre sus hombros; de forma similar, es una honra ser quien traslade el paso y la imagen hasta la iglesia de donde saldrá a hacer sus recorridos.

 

Además del significado religioso, de estas festividades encierran una tradición cultural enorme con raíces africanas heredadas de los esclavos que llegaron al municipio en los barcos españoles, herencia que aún se conserva en su totalidad mezclada con la tradición indígena zenú, etnia que pobló dicho territorio.

 

Actualmente La Hermandad Nazarena de Santiago de Tolú está conformada por 590 miembros de todas las edades, hombres y mujeres, los cuales están bajo la orden y orientación del Nazareno Mayor quien transmite la tradición y las formas en los ritos y penitencias propias de la comunidad, es quien organiza, planea y gestiona lo concerniente a la celebración con el sacerdote y la junta nazarena conformada por un representante legal, un tesorero, un fiscal, jefe de eventos y logística, secretario, dos vocales, quienes se encargan de diligenciar todo lo concerniente a las celebraciones. El resto de la asamblea debe cumplir y asistir a los actos litúrgicos y de obligación, respetar la tradición y orden del Nazareno Mayor. El sacerdote es el guía espiritual del Nazareno Mayor y de La Hermandad, a él se le debe respeto y asiste en lo que él requiera.

 

El proyecto en mención está a solo un debate de convertirse en ley de la república, para que esta tradición cultural representativa de Sucre sea preservada, no solo al autorizar a la Gobernación y al Municipio para que asignen partidas presupuestales, suficientes, en aras de garantizar su financiación, divulgación y desarrollo, sino por el significado que tiene para los fieles católicos y el homenaje que se rinde a través de esta celebración a sus fundadores, gestores, promotores y habitantes del municipio.

 

Además, la iniciativa contempla la declaración como bien de interés cultural de la nación, por parte del Ministerio de Cultura, la indumentaria típica que lucen los nazarenos en las festividades, así como la declaratoria como gestores y promotores de esta fiesta religiosa a la Asociación Hermandad Nazarena.

 

La vinculación de la nación, a través del Ministerio de Cultura, contribuirá al fomento, promoción, difusión, conservación, protección, desarrollo y financiamiento de la celebración de las Festividades de la Fe en Jesús Nazareno.

0
0
0
s2sdefault
Color I Color II Color III