Menu

NEWSLETTER


Inscribete al Newsletter



A+ A A-

“En política hay que innovar y entender los sueños de nuevas generaciones”: senador Roberto Gerlein

 

Este martes 5 de junio, la plenaria del senado rendirá un homenaje al “Decano” de los Congresistas, en cabeza del presidente de la Corporación Efraín Cepeda Sarabia (Partido Conservador).

Bogotá, D.C., junio 2 de 2018 (Prensa Senado).- La sesiones conjuntas de las comisiones primeras del Congreso, que han estudiado, debatido y aprobado el proyecto de Ley que reglamenta el procedimiento de la Justicia Especial para la Paz -considerado por los analistas y las bancadas como un punto central del Acuerdo Final de la Habana-, no solo ha tenido momentos de “clímax”, sino la intervención del senador conservador Roberto Gerlein, quien con voz pausada expresó su posición ante la iniciativa, bajo la investidura de “decano” del Congreso que este 20 de junio, concluye el período 2014-2018.

 

A lo largo de más de cuatro décadas de servicio público, Gerlein Echeverría es un actor en la historia de la democracia colombiana; quien desde su curul ha escuchado las propuestas y el balance de gestión de Presidentes como Misael Pastrana Borrero, Alfonso López Michelsen, Julio César Turbay, Belisario Betancourt, Virgilio Barco, César Gaviria, Ernesto Samper, Andrés Pastrana, Álvaro Uribe y Juan Manuel Santos.

 

Precisamente, entre 1982 y 1983 el saliente senador Gerlein -que será homenajeado este martes 5 de junio de 2018, en la plenaria de la Corporación- fue ministro de Desarrollo Económico, bajo la administración del Presidente Belisario Betancourt. “No me molesto porque me digan cacique político. Dios, los ciudadanos y el Partido Conservador me han permitido construir una hoja de vida al servicio del país”, afirmó el congresista conservador.

 

Este hombre del “corazón” de Barranquilla y del Caribe, hizo parte de la baraja de aspirantes a la Magistratura del Estado, en la década de los 80; sin embargo, aunque ese paso de orden político no se cristalizó, si fue en tres ocasiones Vicepresidente del Senado de la República, al tiempo que en el campo legislativo se le recordará como el promotor de leyes, como la ley General de Pesca y Acuicultura, la Reforma del artículo 67 de la Constitución y el apoyo a la reelección del presidente Juan Manuel Santos.

 

Desde el departamento del Atlántico se proyectó a Colombia y el mundo, gracias a su designación como Embajador ante la Organización de Naciones Unidas ONU, en 1973. “Considero hoy, que la renovación de los partidos políticos depende del talento y de la talla intelectual de quienes conforman las listas, que en el terreno legislativo, se traduce en bancadas”, subraya.

 

A mi edad -comenta- sigo amando el Caribe con los ojos de la niñez y la juventud- “Me encanta conversar con los ciudadanos, con la gente en las calles de Barranquilla, Cartagena, Soledad o El Banco. Lo hice muchas veces, y lo seguiré haciendo hasta el final de mis días. Creo que mantenerme vigente me ha permitido conocer las aspiraciones y sueños de varias generaciones. La clave, para estar vigente es innovar. Considero que hemos sabido interpretar cada momento que ha vivido el país”, sentencia.

 

Sus palabras parecen un mensaje de despedida, que se hará visible en la recta final del período de sesiones ordinarias; además, el 17 de junio es la cita en las urnas, en el marco de la segunda vuelta presidencial en Colombia, cuya jornada está en la mira de la opinión pública nacional e internacional. “Si algo puedo decir de nuestro trabajo legislativo, es que he sido cumplidor de mis deberes, bajo los principios del Partido Conservador; he sentado posición sobre temas de orden regional, nacional, y de la política exterior de Colombia; he aportado ideas, he presentado proyectos, bajo el diálogo y la búsqueda de consensos con los distintos partidos. Esa es la política”, recalcó el veterano congresista.

 

No en vano, se podría decir que Roberto Gerlein tiene amigos en todos los partidos políticos. Se siente en los pasillos del Congreso, fuera de la Corporación, e incluso cuando habla desde su curul en la Comisión Primera, donde en el período que concluye fue vicepresidente, acompañando a su colega de Nariño Manuel Enríquez Rosero (Partido de la U), quién ejercicio la presidencia 2015-2016.

 

Cuando llegue la noche del 20 de junio de 2018, se habrá cerrado un capítulo en la vida de Roberto Gerlein Echavarría; 44 años de senador, con aciertos y errores, que lo elevarán como un “Decano” del trabajo congresional, justo en el momento en que Colombia abre paso a la implementación del posconflicto, fruto del proceso de paz entre el Gobierno del Presidente Juan Manuel Santos y las Farc. “Los colombianos no nos podemos seguir matando entre nosotros. Esa etapa debe superarse. Hay que dar paso al perdón y la construcción como país”, dijo el egregio senador semanas atrás desde la Comisión Primera.

 

Sus colegas de la Comisión de Asuntos Constitucionales -en su totalidad- lo aprecian, lo escuchan y lo respetan. “Cuando habla, hay un profundo silencio; es una cátedra lo que da Gerlein Echeverría en cada una de sus intervenciones”, añade el presidente de la célula legislativa Roosevelt Rodríguez (Partido de la U), a cuyas palabras se suma el senador Jaime Amín (Centro Democrático) “Queda en la historia y en el corazón, de quienes hacemos parte de su grupo de amigos. En esencia, Gerlein representa la institucionalidad de la Corporación por más de cuatro décadas. Gracias Roberto”, puntualizó.

0
0
0
s2sdefault
Color I Color II Color III