Menu

NEWSLETTER


Inscribete al Newsletter



A+ A A-

“No a la caza deportiva”: senador García Realpe

El legislador quien hace parte de la bancada animalista del Congreso de la República espera que la Corte Constitucional prohíba esta práctica.

 

Bogotá D.C., enero 31 de 2019 (Prensa H.S Guillermo García Realpe).-Ante la controversia ambiental que generó el pedido por parte del Ministerio de Ambiente a la Corte Constitucional para que mantenga vigente en el país la caza deportiva, surgieron voces, como las del senador liberal Guillermo García Realpe, que esperan que el alto tribunal frené tales pretensiones, en procura de salvaguardar la vida de las especies silvestres, y evitando así graves impactos a la biodiversidad y a los ecosistemas.

 

Resulta altamente preocupante que el Gobierno Nacional, ante la revisión que está realizando la Corte Constitucional, sobre la pertinencia de la caza deportiva, conceptúe, defendiendo esa práctica, en tiempos en que la conservación y protección de las especies y sus individuos debe ser una de las prioridades nacionales y cuando la vulnerabilidad de los mismos se ha incrementado por aspectos como el mismo cambio climático y la destrucción severa de los hábitats naturales.

 

Mientras la Procuraduría General de la Nación es clara con que no existe justificación para dicha actividad meramente de entretenimiento y que su permanencia va en contravía con la dimensión ecológica de la Constitución y los avances en protección de la fauna; el Gobierno Nacional, por medio del Ministerio de Ambiente y la Agencia del Gobierno, afirma que la caza deportiva "no pone en riesgo a la fauna silvestre" y que hace parte del libre desarrollo de la personalidad.

 

García Realpe, aseguró que inquietan aún más afirmaciones realizadas por la Agencia Jurídica del Estado, como que "el sistema nervioso central de un venado no es igual al de un pato o una paloma y por tanto la experiencia de sufrimiento y dolor es completamente diferente en ambas especies".

 

Es importante recalcar que la caza deportiva genera una demanda que los ecosistemas no pueden satisfacer. Los servicios ecológicos que brinda la fauna silvestre, tienen más valor e importancia para una Nación, que una actividad propia de una afición o hobby, que se basa en el uso de armas de fuego y que lejos está del básico derecho a la subsistencia.

 

El legislador nariñense ratificó, que por las características de los ecosistemas colombianos, “la caza deportiva no es sostenible, pudiendo generar repercusiones como extinciones locales, con impacto en los ecosistemas. Esto se advierte  por ejemplo, en la baja densidad de grandes vertebrados para el momento actual”.

 

Finalmente, ratificó que el principio de precaución debe primar en estas situaciones. “Sorprende que ante una decisión tan delicada para uno de los países más llamado del Planeta a proteger su fauna silvestre, el Gobierno pueda si quiera, perderlo vista”.

 

Agregó que es insólito que siendo Colombia el segundo país más biodiverso del mundo pretenda a través de prácticas como la caza deportiva acabar con las especies silvestres, por lo que se hace urgente eliminar esa diversión de unas minorías, que pese a ser pocos sí generan un gran impacto ambiental y maltrato animal.

 

0
0
0
s2sdefault
Color I Color II Color III