Menu

NEWSLETTER


Inscribete al Newsletter



A+ A A-

Reversazo vía fast track, una señal de alerta para el Gobierno

“Están en juego la paz y la paciencia de los colombianos frente al proceso”: senador José David Name Cardozo

Barranquilla, marzo 13 de 2017.- Ocurrió lo que dije que pasaría si a un mecanismo previsto para la paz, se le daba una utilización distinta a la implementación del acuerdo logrado y firmado con la guerrilla de las Farc.

En efecto, el pasado jueves la Corte Constitucional dejó sin piso jurídico el decreto expedido por el gobierno nacional para adscribir la Agencia de Renovación del Territorio a la Presidencia de la República y no al Ministerio de Agricultura como se creía correcto.

El 22 de enero de este año dije en mi columna semanal: “Después de la derrota del plebiscito y lo duro que ha sido el trámite posterior del Acuerdo con las Farc, el denominado fast track se constituyó en la pieza maestra para sacarlo adelante. Pero lo que ayer fue ayuda por la vía rápida y sirvió para restituir la confianza de la comunidad internacional y del mismo pueblo colombiano, hoy puede convertirse en un mal aliado a la hora de la implementación porque la prisa y la carencia de debates nos conducen al light mistake o al error por ligereza”.

Lo advertí y se cumplió. Por una actuación ligera el Constitucional ha dicho que el fast track o la vía legislativa rápida para dar trámite a las normas y  reformas constitucionales que se necesitan para implementar jurídicamente el acuerdo de paz, no es el camino para avalar todo tipo de propuestas ni de iniciativas gubernamentales.

"Tiene que haber un señalamiento claro de las razones que justifican acudir a los procedimientos extraordinarios previstos en el acto legislativo, que son unos procedimientos que reducen ampliamente los espacios de deliberación y los tiempos de decisión, y, por consiguiente, los tiempos de acudir a esos mecanismos deben estar claramente justificados", dijo el presidente de la Corte Constitucional, Luis Guillermo Guerrero, al explicar el fallo de la corporación.

Para el Magistrado en el decreto revisado "no se realizó la justificación sobre la necesidad estricta de la medida en los términos que la Corte había planteado. Por esta razón, se decidió su inexequibilidad”.

En medio de la notificación de esta decisión va implícita una advertencia en relación con los otros seis decretos que se analizan, especialmente el referido a la ley de amnistía, y es que deben ser bien verificados para no tener un traspié como el que se acaba de dar.

Cada falla tiene unos costos preocupantes en términos de tiempo y atención a los potenciales beneficiarios. A la Agencia para la Renovación del Territorio se le había asignado la función de auxiliar a los municipios priorizados por el Gobierno y que por sus condiciones en materia económica, social y de seguridad tienen un nivel de desarrollo inferior al promedio nacional.

Insisto en mi tesis de que el mayor favor que le podemos hacer a la paz colombiana, es que el andamiaje constitucional y legal que la sustente debe estar libre de pecados y de errores producto de la falta de consensos y de apresuramientos.

Soy y seguiré siendo de los primeros en respaldar el llamado del Gobierno Nacional a las distintas fuerzas políticas, incluida la oposición, para que en sesiones extraordinarias u ordinarias, el Congreso asuma la responsabilidad que le toca en la implementación del Acuerdo con las FARC.

Pero también tengo claro que no nos debemos precipitar a darles pupitrazos a normas que mañana puedan ser tumbadas por la Corte y de paso contradigan lo que deseamos en términos de paz y de institucionalidad para la reconciliación.

Recuerdo lo que escribí en enero. Tanto la Cámara de Representantes como el Senado de la República, tenemos ante el país y el mundo una enorme responsabilidad a la hora de implementar el Acuerdo de Paz. De no ejercerla como corresponde y si en lugar de la serenidad, la reflexión y la paciencia, predominan la prisa y la ausencia de estudio, todo lo que hemos hecho en los últimos años podría irse por el despeñadero.

El Reversazo que se ha sufrido con la Agencia de Renovación del Territorio, es una señal de alerta al Legislativo y al Ejecutivo. No dejemos que se repita la frustración. Están en juego la paz y la paciencia de los colombianos frente al proceso. Por favor escríbame a Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

 

0
0
0
s2sdefault
Color I Color II Color III