Menu

NEWSLETTER


Inscribete al Newsletter



A+ A A-

Corte electoral

“Es un imperativo la reforma al sistema electoral”: senador Rodrigo Villalba Mosquera.

Neiva, febrero 20 de 2017.- La reforma política planteada por el Gobierno se necesita, pero lo urgente es una reforma al sistema electoral que flaquea, que es vulnerable y que tiene en aprietos principios básicos del sistema democrático.

Se legisló en fortalecimiento de los partidos pero éstos siguieron igual, son eunucos. La entrega de avales sin escrúpulos es el pan de cada día. Tenemos el mal ejemplo de la Guajira con gobernadores y alcaldes destituidos y en la cárcel, hasta el que se acaba de designar en elección atípica recientemente, y podríamos enumerar las regiones que queramos.

La ley fija unos topes de financiación de campaña que nadie respeta, y las financiaciones espurias van por debajo de la mesa. El Consejo Electoral está integrado por representantes de los partidos, totalmente politizado, no tiene instrumentos para definir impugnaciones de las inscripciones de candidatos y electores cuyas decisiones ofrezcan credibilidad. La Sala Electoral del Consejo de Estado no resuelve las nulidades contra los elegidos en tiempo real, en muchas ocasiones se dan cuando ya está expirando el periodo impugnado.

Todo el mundo sabe que hay compra  venta de votos y  dirigentes de todos los pelambres, quienes han visto en las elecciones una oportunidad económica. Hay abuso de poder de quienes lo ostentan para beneficiar causas electorales cercanas donde impera el nepotismo, y su círculo es cerrado, excluyendo de oportunidades a nuevos actores de la vida política local, regional o nacional.

Hoy por hoy, con contadas excepciones, el común de la gente cree que quienes nos representan en los cargos de elección popular son los mismos con las mismas, sin mayores méritos. El escándalo de Odebrecht y la corrupción administrativa salpicando la política, deja en evidencia el maridaje pecaminoso entre contratistas y candidatos, faltando “datos de otros municipios”, porque es la punta de iceberg, porque esta  campaña salpicada crea ambiente de destape en lo local y regional también.

Si todo esto no nos dice nada “apegue y vámonos”. Es un imperativo la reforma al sistema electoral.

El problema es de fondo y requiere mucho más que tímidas iniciativas. Acabar con la figura de la vicepresidencia puede ser, pero no es lo esencial. Financiación estatal total, puede ser si hay efectivos controles para que la ley de los topes no sea una rey de burlas, y tendría que ir acompañada de  listas cerradas y del voto obligatorio. Pero nada de esto sirve si no hay sistema electoral presidido por una cabeza creíble, independiente, con dientes para decidir los controles de financiación, las impugnaciones de las inscripciones, y las acciones de inhabilidad de los candidatos, y para ello me inclino por la iniciativa del magistrado y paisano, Alberto Yepes Barreiro, miembro de la Comisión Especial Electoral designado por el gobierno, y que consiste en crear la Corte Electoral, la cuarta Corte que integre las funciones  del Consejo Nacional Electoral y la Sección Quinta del Consejo de Estado. 

0
0
0
s2sdefault

Reforma Política: ambiente es poco favorable y la prisa es mala consejera

“Me parecería erróneo que las propuestas de reforma tengan un tufillo a revanchismo contra el legislativo y sus actuales integrantes”: senador José David Name Cardozo.
 
Barranquilla, febrero 20 de 2017.- En mi declaración de la semana pasada sostuve que siempre será un imperativo modernizar y depurar el ejercicio de la política colombiana, pero advertí categóricamente que esta tarea no puede ser a las carreras sino dentro del más amplio consenso nacional.
El nuevo modelo político colombiano debe surgir de un compromiso de todos los sectores y debe representar la voluntad de cada partido, tanto de los que estamos en la Unidad Nacional como de la oposición y de la izquierda.

Para que de esta manera podamos, en medio de las diferencias ideológicas, impulsar una transformación de las costumbres, que implique una lucha sin cuartel contra la corrupción como mecanismo inmediato de salvaguardia de nuestra democracia.

No me cansaré de decir que estoy convencido de que una reforma política con apresuramientos, con afanes, que mira exclusivamente los intereses de unas partes reducidas, tiene las mismas fallas y vicios de quien llega precipitadamente a las corporaciones públicas mediante la compra de votos, es decir, además de adjudicarse una curul a una persona en particular, está claro que a las regiones y al país ese tipo de maniobras no le sirven de nada, solo satisface vanidades personales.

Igualmente me ratifico en que soy respetuoso de los planteamientos del gobierno, los he apoyado y los seguiré apoyando en el marco de las conveniencias nacionales, he ayudado a tramitar numerosas iniciativas gubernamentales en el Congreso, pero en el caso de una reforma política de alto contenido y soluciones profundas como la que espera el país, estoy convencido de que no podemos anunciarla con toque de sirena como bomberos tratando de apagar incendios; no, esto hay que hacerlo responsablemente, un paso en falso nos puede poner a rodar por el despeñadero.
Insisto en que lo primero a determinar es qué tan beneficiosa resulta una súper reforma política en un año en el que se tiene a ministros renunciando porque aspiran al Congreso o la presidencia, mientras los actuales senadores y representantes salen a defender su curul y a marcar tendencia victoriosa en materia de candidaturas presidenciales.

Un año de pronunciado énfasis electoral podría ser el peor para tramitar una reforma política, por muy bienintencionada que ella sea; no, no es que no se pueda, el pupitrazo todo lo aguanta, lo que importa es si funcionará aprobada a las carreras y sin el debate requerido entre todos los sectores de la vida nacional: públicos, privados y sociales.

Estoy seguro que ni a la oposición ni a sectores que propugnan por la paz les interesa una reforma política que solo recoja visiones de una de las partes, cuando la política en escenarios democráticos se enriquece con los acuerdos y el consenso. Concurriré a las presentaciones y al estudio de lo que sea necesario, a debatir lo indispensable en estos casos, pero no estaré del lado de una reforma que pretenda imposiciones de conceptos ni pasos acelerados.

La aprobación de la reforma política debe ser tan cuidadosa como el movimiento de las piezas durante una partida de ajedrez. Si actuamos a lo contrario, creyendo que es una final olímpica de carrera de 100 metros planos – sin ser ágiles para estas velocidades – solo desperdiciaremos el sudor y la verdadera medalla de oro será para el atleta de una nueva frustración nacional.

No soy pesimista, de ninguna manera. Ni desconozco el interés del gobierno por ser fecundo en este objetivo, pero debo señalar que quienes están en el Ejecutivo no son los únicos que hacen política en el país y una reforma que se ubica en el plano de lo fundamental debe recoger el sentir y las propuestas de todos. En ese contexto será más expedita su aprobación.

Bajar a 16 años la edad de votar, aprobar el voto obligatorio, autorizar la financiación estatal del cien por ciento de las campañas electorales, permitir las listas cerradas para Congreso, eliminar la Vicepresidencia de la República, ampliar el período presidencial y de lo que corresponde a la estructura organizacional, modificar la circunscripción nacional de Senado, promover y crear la iniciativa ciudadana para proponer leyes, no son tópicos de menor cuantía y deben ser examinados cuidadosamente al igual que los mecanismos anticorrupción que deben blindar la política de los sucesos bochornosos del pasado.

Tengo interés en la reforma política, comparto la preocupación de los ciudadanos sobre su futuro y no me cierro a la discusión, pero no quiero participar de cualquier manera en este proceso. Mi compromiso es dedicarme a la reforma política con responsabilidad, para poder visionar los debates indispensables y las aprobaciones pertinentes.

Me parece que la Misión Electoral que próximamente presentará sus propuestas, debe encajarse en un cuadro que incluya y no que divida desde el principio. Si trabaja para mostrar un plano sesgado de la gestión electoral y de las circunscripciones, la paz seguirá cojeando. También me parecería erróneo que las propuestas de reforma tengan un tufillo a revanchismo contra el legislativo y sus actuales integrantes. Lo mejor es una reforma política bien pensada, extraordinariamente debatida y construida con la fuerza de la inteligencia y la capacidad moral suficiente para llegar a las instancias del revolcón que la comunidad clama. Por favor escríbame a Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.


 


0
0
0
s2sdefault

Consejo consultivo acogió propuesta de independizar a Edurbe

Cartagena,  febrero 18 del 2016 (Prensa s. Fernando Araujo).- Durante una reunión del Consejo Consultivo Alianza por Cartagena liderado por el Alcalde Manuel Duque, se acogió la propuesta de independizar a Edurbe de los ciclos políticos. 

El senador Fernando Araújo aplaudió la medida que fue tomada por unanimidad, y aseguró que este es un paso importante para que los macro proyectos se ejecuten con transparencia.

Cabe recordar que Araújo ya había planteado la necesidad de sanear Edurbe, dándole una estructura organizacional acorde con su objeto social y de otorgarle una independencia que la blindara de los ciclos políticos.

"A Edurbe hay que convertirlo en una empresa de primer orden que lidere los macro proyectos de la ciudad, una verdadera estructuradora de proyectos y una gran fuente de recursos de libre destinación para acometer las obras sociales y de infraestructura que con tanta urgencia se requieren", puntualizó.

Por último, el legislador reconoció la labor que viene realizando el Consejo Consultivo para acompañar los macro proyectos de Cartagena. Este lo conforman líderes empresariales, académicos y el Concejo Distrital y es liderado por el Alcalde Manuel Duque.

0
0
0
s2sdefault

La verdadera reforma política

“Esta puede ser una oportunidad única para cambiar viejas prácticas y resolver problemas que están sobre diagnosticados”: senador Juan Manuel Galán.

Bogotá D.C., febrero 20 de 2017 (Prensa Juan Manuel Galán).- La propuesta de reforma política apenas esbozada por el Gobierno Nacional desconoce abiertamente el trabajo que expertos, universidades, organizaciones sociales y partidos políticos hemos venimos haciendo desde hace muchos años.

Es cierto que el proceso electoral en Colombia está regido por una legislación incompleta, anacrónica y que sufre de amplios problemas técnicos derivados de reformas parciales y coyunturales. Sin embargo, eso no puede llamarnos a la premura; por el contrario, necesitamos una reforma de fondo, que ataque los problemas ya identificados y que contribuya de manera significativa a un cambio político, alentando la participación popular y evitando caer en graves amenazas a la estabilidad de nuestro país.

Por eso, es necesario, por ejemplo, abordar la importancia de llevar a cabo consultas internas para definir listas a corporaciones públicas en remplazo del voto preferente. Las consultas son el mecanismo por excelencia de la participación democrática para tomar decisiones y elegir candidatos propios en los partidos. Así, no solo debe implantarse este mecanismo, sino que sus resultados deben hacerse de obligatorio cumplimiento so pena de que los partidos o movimientos deban reintegrar todos los gastos en que hubiere incurrido la organización electoral, para llevar a cabo este proceso.

Por su parte, en relación con la financiación de las campañas electorales, son necesarias varias modificaciones dirigidas por ejemplo a que el sistema financiero cuente con garantías aportadas por el Estado, que faciliten la aprobación de créditos y el desembolso de préstamos, para la financiación legal de partidos y campañas. Es urgente fortalecer los mecanismos crediticios necesarios para satisfacer las necesidades de liquidez de los candidatos y que las instituciones financieras abran líneas especiales de crédito para los partidos, movimientos, agrupaciones políticas o campañas que lo requieran.

Esta, será una herramienta clave para evitar, detectar y sancionar la entrada de financiación prohibida a las campañas electorales; es decir, para acabar de una vez por todas, con la aceptación de dineros provenientes de actividades ilícitas o de personas naturales con procesos judiciales vigentes por delitos relacionados con la financiación o pertenencia a grupos armados ilegales; al narcotráfico o a la explotación ilícita de yacimientos mineros, entre otros. Esta reforma, puede ser una oportunidad única para cambiar viejas prácticas y resolver problemas que están sobre diagnosticados. Ojalá que el afán de visibilidad política, no obstruya la necesidad de lograr un adecuado diseño de nuestro sistema electoral.

 

  

0
0
0
s2sdefault

Se firma convenio entre el CAEL y eI Centro para la Democracia y la Consolidación de Paz de Irlanda

Investigación, asesoría técnica y capacitación son los resultados del acuerdo.

Bogotá D.C., 17 de febrero de 2017. (Comunicaciones Secretaría Senado). El Centro de Investigaciones y Altos Estudios Legislativos del Senado, CAEL, y el Centro para la Democracia y la Consolidación de la Paz de Belfast, Irlanda del Norte, llegan acuerdo de colaboración interinstitucional.

Entre las labores que cumple el Centro para la Democracia y la Consolidación de la Paz (CDPB) está el ayudar a completar los procesos de Paz, y mantener y compartir valores y principios de la democracia para construir la Paz, la estabilidad y la reconciliación.

En este sentido, el CAEL logra este convenio en momentos cuando la Nación atraviesa por el proceso de paz y de los logros alcanzados en esta materia por el presidente de la República, Juan Manuel Santos. El acuerdo permitirá entre otros objetivos cooperar en los siguientes tópicos:

a)    Estudios, investigaciones y acopio de información

b)    Labores de asesoría o de colaboración técnica

c)    Desarrollo de planes y programas de formación, capacitación y perfeccionamiento de personas o dependencias vinculadas a la actividad legislativa.

El acuerdo fue firmado por el director y gestor del CAEL, Gregorio Eljach Pacheco y la directora del Centro para Democracia y consolidación de la Paz de Belfast, Irlanda del Norte, Eva Grosman.

 

0
0
0
s2sdefault
Color I Color II Color III